Cuando empecé en el mundo de los blog me quede maravillada, todo lo que podíamos hacer y decir de nosotros mismo sin ser un diario abierto.
Mi primer blog es de cocina, esto y la lectura son mis dos grandes pasiones, entenderéis esto si os lo explico así:

Los momentos buenos, malos, frustraciones, miedos, bajones de moral, pequeñas depresiones, etc., siempre lo he superado en la cocina, es mi mundo, cuando entro dentro de esta habitación, todo se pasa, todo se olvida, soy yo encerrada en mi misma, me aislo de todo y de todos, no es lo mismo la cocina diaria, aunque siempre la hago con el mismo cariño y la misma dedicacion, cuando llegan a casa los mios, y me ven inmersa en ollas, tarros de conserva, olor a pan a bizcocho me dejan, soy intocable.
La lectura, ocupa mis noches, yo creo que me he echo insomne por eso, al día le podemos robar algún rato para leer, pero yo soy una lectora compulsiva, cuando empiezo un libro no puedo parar, pero eso si soy muy disciplinada, por el día pocos ratitos, me gustan tanto los libros que guardo desde el primero al ultimo de los libros escolares de mis hijos, soy incapaz de tirarlos o darlos, a veces compro libros no por su calidad, si no por su cantidad, si cantidad de hojas.Por eso desde que empecé con el blog de cocina me rondaba hacer uno para poder publicar todos los que he leído, que son muuuuchos.

El momento ha llegado de la forma mas inesperada, al ganar un libro de canal cocina con una receta mía, se han juntado mis dos pasiones.

El libro que he ganado Mil días en Venecia, de Marlena de Blasifirmadohttp://www.canalcocina.es/concursos/ganadores/recetas-con-amor

Tambien tengo otro lector compulsivo como yo. mi hijo Guillermo, bueno creo que el es peor, tambien os pondre todos sus libros que como no, yo tambien he leido.Ahora poco a poco os ire haciendo una lista de los libros que he leido .

martes, 23 de marzo de 2010

Rebelion en la granja


En la granja del señor Jones, los animales no estaban contentos con su tipo de vida y planeaban una rebelión encabezada por los cerdos. Una noche, que los granjeros olvidaron darles su comida, éstos empezaron la rebelión echando a los hombres y adueñándose de la granja.
Los hombres intentaron invadir de nuevo la granja pero los animales fueron más fuertes. Hicieron mandamientos, los cuales no se podían violar de ninguna manera. Los cerdos administraban todo y los animales trabajaban para ellos mismos.
Tenían planes de futuro, como aprender a leer, estudiar y construir un molino, el cual fue diseñado por un cerdo llamado Snowball que tenía cierta enemistad con otro llamado Napoleón, el cual lo echó de la granja con la ayuda de sus perros. Napoleón se adueñó él solo de la granja y siguió construyendo el molino.
Los animales trabajaban mucho para construir el molino y poder cultivar la tierra, empujados por el esfuerzo de los demás y las falsas promesas de los cerdos. Poco a poco los cerdos iban haciéndose más respetados por los demás haciendo correr el rumor de que todos eran enemigos excepto ellos, lo cual creían todos los animales debido a su gran ignorancia.
Los cerdos desobedecían cada vez más los mandamientos y vivían mejor que los demás poniendo la excusa de que ellos debían cuidarse para poder mandar mejor.
Comerciaban con los demás granjeros para poder construir el molino y comprar comida.
Un día mataron a varios animales cuando éstos confesaban creer que Snowball les incitaba a matar a Napoleón.
La revolución fracasa porque los animales no pueden vivir mejor que antes, ya que los cerdos cada vez quieren vivir mejor llevados por la codicia y el egoísmo; se alían con el hombre, visten como el hombre y viven como el hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada